Hillary Clinton Ha Sido Directamente Implicada En El Encubrimiento Del Acoso Sexual En Su Campaña

Un asesor principal de la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2008, quien fue acusado numerosas veces de acoso sexual a una joven subordinada, se quedó como parte de la campaña a petición de Hillary Clinton, según cuatro personas familiarizadas con la situación.

La directora de campaña de Hillary Clinton en ese momento recomendó que despidiera al asesor, Burns Strider. Pero Clinton se negó y, en su lugar, le quitó el pago durante varias semanas y ordenó que recibiera terapia. Hillary luego forzó a la joven a irse a un nuevo trabajo.

Clinton ayudó a Burns Strider porque era su “consejero de fe”, y porque él le enviaba sus lecturas de las Escrituras todas las mañanas durante la campaña.

“El Día Internacional de la Mujer es más importante debido a Hillary Clinton y su trabajo sin fin.”

Strider fue despedido más tarde cuando trabajaba para el grupo independiente que apoyó la candidatura de Hillary en 2016, por acoso sexual. La mujer que fue acosada por este asesor que Hillary Clinton protegió no ha compartido su historia hasta ahora porque los ex socios de Clinton no estaban dispuestos a discutir los eventos.

Pero todo ha cambiado desde que comenzó el movimiento #MeToo, en el que docenas de hombres en todo el país y en diferentes industrias han sido despedidos o suspendidos por mala conducta sexual.

Antiguos asociados de Clinton dicen que discutieron la situación con Hillary Clinton y muchos de ellos estaban molestos porque al asesor Strider, quien estaba acosando sexualmente a una joven subordinada, se le permitió permanecer en la campaña.

La denuncia contra Strider fue hecha por una mujer de 30 años que compartía una oficina con él. Ella le dijo a un oficial de campaña que Strider le había frotado los hombros inapropiadamente, la había besado en la frente y le había enviado una serie de correos electrónicos sugestivos, incluyendo al menos uno durante la noche, según tres ex funcionarios de campaña familiarizados con lo sucedido.

La queja fue llevada a Doyle, la directora de campaña de Hillary, quien se acercó a Hillary Clinton y la instó a que Strider, que estaba casado en ese momento, fuera despedido. Hillary Clinton dijo que no quería despedirlo y él se quedó en su equipo.

La mujer que formuló la acusación contra Strider en 2008 no ha hablado públicamente al respecto porque firmó un acuerdo de no divulgación que prohíbe a los empleados hablar públicamente sobre las dinámicas internas de la campaña.

La candidatura de Hillary Clinton ha sido citada como una inspiración para el movimiento #MeToo, pero ella no ha desempeñado un papel visible en ella. Después de que varias actrices de Hollywood le dijeron al New York Times y al New Yorker que Harvey Weinstein, un viejo amigo y donante de los Clinton, las había acosado o agredido, Hillary Clinton habló en contra de su comportamiento y dijo en un comunicado que estaba “conmocionada y consternada por las revelaciones.”

Hillary Clinton fue advertida por las personas que dirigían su campaña de que debería despedir al acosador sexual, pero ella no quiso hacerlo. Ella fue quien tomó la decisión.

 

Pon Tu Comentario Aquí

comments