La mayoría de la generación del milenio quieren cambiar la primera enmienda para detener el ‘odio’

Una nueva encuesta encontró que la mayoría de los estadounidenses quieren reescribir la Primera Enmienda para “reflejar las normas culturales de hoy” para detener la “incitación al odio.”

La encuesta indica que “la libertad de expresión está más amenazada de lo que se creía anteriormente,” según The Campaign for Free Speech, quien realizó la encuesta.

El 51 por ciento de los estadounidenses quiere ver la Primera Enmienda reescrita, mientras que más del 60 por ciento está de acuerdo con restringir la libertad de expresión de alguna manera.

Casi el 60 por ciento de la generación del milenio estuvo de acuerdo en que la Constitución “va demasiado lejos al permitir la incitación al odio en los Estados Unidos” y debería ser reescrita, en comparación con el 48 por ciento de la Generación X y el 47 por ciento de los Baby Boomers.

La mayoría de la generación del milenio también apoyan leyes que convertirían la “incitación al odio” un delito y el 54 por ciento de esos apoyan el tiempo en prisión para esos delincuentes.

Casi el 60 por ciento de los encuestados también pensó que “el gobierno debería ser capaz de tomar medidas contra los periódicos y las estaciones de televisión que publican contenido sesgado, inflamatorio o falso,” y el 46 por ciento apoya el posible tiempo en la cárcel.

“Los hallazgos son francamente extraordinarios,” dijo el director ejecutivo Bob Lystad al Washington Free Beacon. “Nuestros derechos de libertad de expresión y nuestros derechos de prensa libre han evolucionado durante más de 200 años, y ahora la gente parece repensarlos.”

Los números son impactantes y reflejan una total falta de comprensión del concepto de libertad de expresión, que es que se debe mantener el peor discurso para que exista libertad de expresión, ya que lo que se considera “ofensivo” u “odio” es completamente subjetivo.

La Corte Suprema dictaminó que la llamada “incitación al odio” es parte de la libertad de expresión, pero la mayoría de los estadounidenses, y especialmente las personas más jóvenes, no lo entienden.

La degradación de las normas culturales que construyeron y mantienen este gran país será nuestra ruina. Estados Unidos no está cerca de fracasar como nación, pero si estos números aumentan y la generación del milenio transmiten estas creencias a sus hijos, podríamos ver el fin de la libertad de expresión.

Comments

comments

?ltimas Noticias