Trump y Bill Barr ponen trampa para demócratas antes de la audiencia del Congreso en marzo

Algunas personas estaban un poco confundidas ayer después de que el fiscal general del presidente Trump, Bill Barr, dijo en una entrevista con Pierre Thomas de ABC, que el presidente Trump debería dejar de tuitear sobre el Departamento de Justicia porque hace que su trabajo sea “imposible” dado el ruido y la controversia que despierta en los medios de comunicación.

“El presidente nunca me pidió que hiciera nada en un caso penal, pero debería dejar de tuitear sobre el Departamento de Justicia porque sus tweets me imposibilitan hacer mi trabajo,” dijo Barr, al tiempo que confirmó que el presidente nunca le ha pedido hacer cualquier cosa en un caso criminal.

“Creo que es hora de dejar de tuitear sobre casos criminales del Departamento de Justicia,” dijo Barr. “Tengo un problema con algunos de algunos de los tweets. Como dije en mi audiencia de confirmación, creo que el papel esencial del fiscal general es mantener la aplicación de la ley, el proceso penal sacrosanto para asegurarse de que no haya interferencia política en él. Y lo he hecho y continuaré haciéndolo.”

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, emitió un comunicado el jueves por la noche con la respuesta del presidente Trump a las críticas de Barr: “Al presidente no le molestaron en absoluto los comentarios y tiene el derecho, como cualquier ciudadano estadounidense, de ofrecer públicamente sus opiniones. El presidente Trump usa las redes sociales de manera muy efectiva para luchar por el pueblo estadounidense contra las injusticias en nuestro país, incluidas las noticias falsas. El Presidente tiene plena fe y confianza en que el Fiscal General Barr haga su trabajo y cumpla con la ley.”

Entonces, ¿Qué está pasando aquí? ¿El presidente y el fiscal general no se llevan bien? ¿O están preparando una trampa para luchar contra los demócratas? Todo esto se reduce a que los demócratas intentarán eliminar a Barr cuando testifique ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes el 31 de marzo.

La tonta Elizabeth Warren reveló el plan de juego de los demócratas recientemente en CNN cuando hablaba del caso de Barr y Roger Stone: “Entiendan que todos deberíamos estar pidiendo que el Fiscal general renuncie. Lo que ha hecho Barr debería significar que estamos exigiendo una renuncia, y si ese tipo no renunciará, entonces la Cámara debería iniciar un proceso de juicio político contra él.”

Barr está públicamente en desacuerdo con el presidente Trump para arruinar el próximo argumento de los demócratas de que están conspirando juntos. Es por eso que el presidente Trump dijo que no le molestaban los comentarios de Barr. La reprimenda de Barr del presidente tiene el propósito de ser evidencia contra el argumento de los demócratas de que Barr estaba haciendo las órdenes del presidente y pone una trampa para los demócratas.

Barr criticando al presidente hace que los principales medios se vuelvan locos y está llamando su atención sobre los comentarios del presidente Trump sobre el caso Stone. Los medios de comunicación están ayudando a los demócratas a tratar de presentar un caso para acusar a Barr, lo que ha resultado en que personas como Elizabeth Warren pidan públicamente que Barr renuncie. Ya han caído en la trampa.

Esto se debe a que ayer supimos que la jurado principal del caso Roger Stone, elegida por el juez de Obama que supervisa el caso, es un radical de extrema izquierda. Esto va a resultar en un juicio nulo para Stone y podría revocar todo su caso y ser encontrado inocente.

Cuando los demócratas celebren su audiencia en marzo, tendrán que explicar por qué están pidiendo la destitución de Bill Barr, cuando estaba 100% justificado para hacer algo sobre el caso Stone, que gracias a la jurado principal, se descubrió ser un caso ilegítimo.

Adam Schiff y Jerry Nadler estarán completamente expuestos por pedir la destitución de un Fiscal General que no está haciendo nada más que corregir la injusticia en el caso Stone. Por lo tanto, los demócratas serán los que realmente obstruyan la justicia. Son tan estúpidos que en realidad no ven venir esto, lo cual no es demasiado sorprendente porque estas son las mismas personas que pensaron que podrían destituir al presidente Trump del cargo y desperdiciaron meses sin hacerlo.

Comments

comments