El presidente Donald Trump confirma que ya no es un residente permanente del estado de Nueva York

El presidente Trump confirmó en las redes sociales el jueves por la noche que se mudaría de su residencia permanente a Palm Beach, Florida, y dio sus razones para abandonar el estado de Nueva York. No importa cómo la prensa haga girar esto, el hecho es que aquí tenemos un neoyorquino nativo y un individuo de alto patrimonio neto que abandona su estado de origen debido a políticas liberales, principalmente debido a los altos impuestos en este momento.

El presidente dijo que los líderes locales de Nueva York, como Bill Deblasio, Ocasio-Cortez y el gobernador Cuomo, lo han tratado “muy mal.” Trump escribió que el “Empire State siempre tendrá un lugar especial” en su corazón, mientras agregó que “pocos han sido tratados peor” a pesar de pagar “millones” en impuestos.

Tanto el presidente como Melania Trump presentaron el mes pasado una “declaración de domicilio” diciendo que su Club Mar-a-Lago en Palm Beach será su residencia permanente. “Si mantengo otro lugar o lugares de residencia en algún otro estado o estados, declaro que mi residencia descrita anteriormente en el Estado de Florida constituye mi hogar predominante y principal, y tengo la intención de continuar permanentemente como tal,” dice el documento que presentaron los Trump. “Anteriormente residía en 721 Fifth Avenue,” dice el documento, refiriéndose a Trump Tower en Manhattan.

Una persona cercana al presidente le dijo al New York Times que la decisión de Trump de cambiar su residencia principal fue en gran medida con fines fiscales. Mudarse a Florida permitirá al presidente Trump evitar la tasa impositiva máxima del estado de Nueva York de casi el 9 por ciento y la tasa impositiva máxima de la ciudad de Nueva York de casi el 4 por ciento.

La ciudad de Nueva York es fácilmente uno de los lugares más caros para vivir, especialmente para las personas de altos ingresos, porque tiene que pagar muchas capas de impuestos. Los contribuyentes en la ciudad de Nueva York tienen que pagar impuestos locales sobre la renta además de los impuestos estatales. El presidente Trump lo soportó más en el pasado, pero ahora, después de lidiar con las dificultades de estar en el cargo, ya no vale la pena.

El gobernador/dictador de Nueva York, Andrew Cuomo, respondió rápidamente a las noticias en las redes sociales y dijo: “Buen viaje.” Es por eso que el Estado de Nueva York es un estado fallido. El estado está en quiebra debido a la corrupción y los programas de derechos. El estado necesita tantas personas ricas como sea posible porque los ricos pagan la mayoría de los impuestos, pero mire cómo responde el gobernador a una persona rica que abandona el estado.

El estado de Nueva York es el estado más caro en general para vivir y el estado número uno del que los estadounidenses huyen anualmente. La mayoría de las personas que huyen del estado son personas de mayores ingresos que pueden permitirse el lujo de mudarse. En lugar de preocuparse por esto, el gobernador lo aplaude, como lo hizo ayer con el presidente Trump.

Debido al Internet, las personas tienen más herramientas disponibles que nunca. Pueden investigar cómo es el costo de vida en otras áreas del país, a diferencia del pasado. Estados liberales con altos impuestos como Nueva York y California están siendo destruidos por sus altos impuestos y políticas socialistas. Los ciudadanos estadounidenses más que nunca están dispuestos a buscar un estado que les ofrezca el mejor trato, y definitivamente no es Nueva York, razón por la cual incluso el nativo de Nueva York y presidente ha abandonado el estado.

Comments

comments

?ltimas Noticias