Trump prepara estrategia con Brasil para enfrentar el socialismo en Cuba y Venezuela

Los líderes de las economías más grandes del mundo y las naciones industrializadas se reunirán en Buenos Aires, Argentina, la próxima semana para celebrar la cumbre del G20. El presidente Trump utilizará la cumbre para formar estrategias contra el socialismo en Cuba y Venezuela con Brasil.

Dos cosas grandes han cambiado desde que el presidente Trump llegó al poder que hizo posible finalmente derrotar al socialismo en Cuba y Venezuela. La primera es que el presidente electo Jair Bolsonaro fue elegido en Brasil, a quien se le ha llamado el “Trump de los trópicos”.

El presidente electo Bolsonaro indicó que quiere trabajar con el presidente Trump y los Estados Unidos, por lo que el presidente Trump enviará a su asesor de seguridad nacional, John Bolton, a reunirse con Bolsonaro durante la cumbre del G20 la próxima semana.

“Espero ver al próximo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Río, el 29 de noviembre. Compartimos muchos intereses bilaterales y trabajaremos estrechamente para expandir la libertad y la prosperidad en todo el hemisferio occidental,” dijo Bolton esta semana.

Desde que asumió el liderazgo del Consejo de Seguridad Nacional, Bolton ha presionado a Cuba y Venezuela, como se vio en su reciente discurso, en el que llamó a los líderes de esos países, junto con Nicaragua, “payasos”. Él también dijo que EE.UU. “espera ver” a sus gobiernos caer. El presidente electo de Brasil, Bolsonaro, también ha estado presionando a Venezuela y Cuba. Él ha amenazado con romper las relaciones diplomáticas con ambas naciones.

Estados Unidos ha tenido problemas para confrontar a Cuba y Venezuela porque no recibe suficiente apoyo de países lo suficientemente grandes en Sudamérica. Ahora que Brasil se ha vuelto muy amigo de los Estados Unidos, se puede formar una estrategia para enfrentar a Cuba y Venezuela, y eso es exactamente lo que está sucediendo.

José Cárdenas, quien se desempeñó en el Consejo de Seguridad Nacional bajo George W. Bush y habla regularmente con funcionarios de la administración de Trump, explicó lo importante que es que Brasil y los Estados Unidos puedan ahora formar una relación.

“Ha sido algo así como un Santo Grial para la diplomacia regional de EE.UU. que ha frustrado invariablemente a los responsables políticos de los EE.UU.” dijo Cárdenas. “El pueblo brasileño siempre se ha mostrado positivamente inclinado a los Estados Unidos, pero su Ministerio de Relaciones Exteriores siempre ha sospechado de las intenciones de los Estados Unidos.”

La segunda cosa que ha cambiado desde que el presidente Trump asumió el poder que hace posible finalmente derrotar al socialismo en Cuba y Venezuela, es esencialmente el mayor secreto en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina en este momento, porque nadie está hablando de eso y conectando los puntos. Cubrí este secreto en una publicación esta semana, pero la versión corta está abajo.

La versión corta de la historia secreta que está ocurriendo aquí es que Estados Unidos ha logrado esencialmente independencia energética a través de la producción nacional de petróleo. Los Estados Unidos ahora pueden producir suficiente petróleo para defenderse contra cualquier represalia si dejamos de comprar petróleo de Venezuela. Actualmente, Estados Unidos es el principal comprador de petróleo de Venezuela y Venezuela es el cuarto mayor proveedor de importaciones de petróleo a los Estados Unidos.

En el pasado, Estados Unidos no estaba en una posición lo suficientemente fuerte como para dejar de comprar petróleo de Venezuela, pero ahora sí. La reducción de las regulaciones del Presidente Trump, en particular las regulaciones ambientales, ha hecho posible que las empresas estadounidenses produzcan petróleo en el país.

El gobierno comunista de Cuba ha confiado casi exclusivamente en su socio socialista Venezuela para el petróleo desde que firmaron un acuerdo en el 2000 bajo la presidencia de Hugo Chávez y Fidel Castro. Pero Maduro destruyó la producción de petróleo crudo de Venezuela y provocó que alcanzara un mínimo de 33 años en el primer trimestre de este año porque los trabajadores están renunciando por miles debido a la inflación.

La caída en las importaciones de petróleo venezolano ya ha pesado mucho en la economía de Cuba en los últimos años, lo que lo llevó a racionar el combustible y la electricidad. Maduro se ha visto obligado a enviar petróleo de Cuba desde otros países porque Cuba es uno de los únicos gobiernos que lo apoyan. “Maduro está regalando todo lo que puede porque el respaldo de estos países, especialmente de Cuba, es todo el apoyo político que le queda,” dijo a Reuters en mayo de este año un ex alto funcionario del gobierno venezolano que se negó a ser identificado.

Una vez que el presidente Trump sancione a Venezuela, su economía colapsará aún más y no podrán suministrar petróleo a Cuba. Sin que Estados Unidos compre su petróleo, Venezuela ya no puede darse el lujo de apoyar a Cuba. Ambos gobiernos socialistas pueden ser derrotados con un solo movimiento y parece que el presidente Trump lo hará.

Con la victoria del presidente electo de Brasil Bolsonaro y la independencia energética nacional de Estados Unidos, la administración de Trump, por primera vez en la historia, puede trabajar junto con la mayor economía sudamericana para combatir el socialismo en Cuba y Venezuela. Si tienen éxito, esta parte del mundo será significativamente mejor para todos. Imagínese poder viajar a Cuba y Venezuela después de haber sido liberados del socialismo. Será hermoso, pero tomará tiempo.

Pon Tu Comentario Aquí

comments