Trump no niega que los estadounidenses recibirán cheques y hace sugerencias sobre las cantidades

El daño económico del Coronavirus es tan grave que tanto demócratas como republicanos están pidiendo al gobierno que envíe efectivo directamente a los ciudadanos estadounidenses de manera inminente. Según los comentarios del presidente Trump de hoy, parece que realmente va a suceder.

El presidente Trump fue preguntado hoy por un periodista: “¿De qué tamaño serán los cheques que se enviarán a los estadounidenses?” a lo que respondió: “Eso va a ser determinado. Estamos trabajando con el Senado. Estamos trabajando con todos.”

“¿Te gustaría verlos por más de $1,000?” continuó el periodista, a lo que el presidente respondió: “Bueno, vamos a ver. No quiero entrar en eso ahora. Estamos viendo diferentes números. Estamos mirando el momento. Aún no se ha determinado. Pero, en breve se determinará. Y la gente quiere ir a lo grande. Todo el mundo parece querer ir a lo grande.”

No hace falta ser un genio para ver que la probabilidad de que salgan estos cheques es increíblemente alta. En ninguna parte del comentario del presidente Trump hay indicios de que esto no va a suceder. Parece que todo se debe a la cuestión de decidir los detalles, como cuánto dinero enviar y cuándo. Puedes ver sus comentarios en el siguiente video.

El Departamento del Tesoro dijo hoy que quiere que los cheques sean de al menos $1,000, con los primeros cheques saliendo a partir del 6 de abril y luego una segunda ola de cheques en algún momento a mediados de mayo. Los cheques le costarían al gobierno federal $500 mil millones. Además de enviar cheques a los estadounidenses, también quieren enviar $50 mil millones para estabilizar las aerolíneas y $150 mil millones para emitir garantías de préstamos a otros “sectores en dificultades.”

Esta es una situación sin precedentes y es difícil saber si es una buena idea. Una posible razón por la que los estadounidenses realmente podrán obtener cheques está oculta a la vista, es que también quieren dar miles de millones a las aerolíneas y otras industrias. Después de que Obama rescató a los bancos durante lo que ahora podemos llamar la “última” crisis financiera en 2008 y 2009, los estadounidenses se dieron cuenta de que solo el gobierno salvó a las grandes empresas y, por extensión, a los ricos.

Saben que no pueden volver a hacer rescates sin enojar al público estadounidense. Pero pueden obtener sus rescates si distraen a todos con un cheque de $1,000. Muchas menos personas se quejarán de que más mega corporaciones obtengan miles de millones en dinero de los contribuyentes, siempre y cuando reciban su cheque de $1,000.

Comments

comments